top of page
  • Foto del escritorKatherine Giraldo Garcés

¿Por qué es importante la nutrición?

Actualizado: 4 feb

Por qué la nutrición es importante:


Hola, soy Katherine Giraldo, nutricionista y apasionada por la salud y el bienestar.


¿Qué es la nutrición y por qué es importante?

La nutrición es el proceso biológico que ocurre en un ser vivo cuando su organismo absorbe, de los alimentos y líquidos, los nutrientes que necesita para su crecimiento y el desarrollo de las funciones vitales. A través de la alimentación, el organismo incorpora hidratos de carbono, vitaminas, minerales, proteínas y grasas.


Las personas con nutrición apropiada son más productivas y pueden generar oportunidades para romper gradualmente los ciclos de pobreza y hambre.

La nutrición también es importante porque influye en nuestro estado de ánimo, nuestra autoestima, nuestra energía y nuestra capacidad de afrontar el estrés. Una alimentación equilibrada y variada nos ayuda a sentirnos bien por dentro y por fuera.



Nutrición
Nutrición

Tipos de nutrientes


Los nutrientes son las sustancias que están presentes en los alimentos y que el organismo del ser humano utiliza para realizar sus funciones vitales. Es importante conocer los diferentes tipos de nutrientes, los beneficios que traen al cuerpo y las funciones que cumple cada uno, para así tener una alimentación saludable y equilibrada que aporte todo lo necesario al organismo.


Los principales tipos de nutrientes son:


- Hidratos de carbono.

Son la principal fuente de energía para el organismo. Se encuentran en alimentos como el pan, el arroz, la pasta, las frutas, las verduras y los cereales. Los hidratos de carbono se clasifican en simples y complejos, según su estructura química y su velocidad de absorción. Los simples son los azúcares, que se absorben rápidamente y proporcionan energía inmediata. Los complejos son los almidones, que se absorben más lentamente y proporcionan energía sostenida. Se recomienda consumir más hidratos de carbono complejos que simples, ya que estos últimos pueden elevar el nivel de glucosa en la sangre y favorecer el sobrepeso y la diabetes.


- Proteínas.

Son los componentes básicos de las células y los tejidos del organismo. Se encargan de formar, reparar y mantener los músculos, los huesos, la piel, el cabello, las uñas, las hormonas, las enzimas y los anticuerpos. Se encuentran en alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos, la leche y sus derivados, y en alimentos de origen vegetal como las legumbres, los frutos secos, las semillas y los cereales integrales. Las proteínas se componen de aminoácidos, que son moléculas que se unen entre sí para formar cadenas. Algunos aminoácidos son esenciales, lo que significa que el organismo no los puede producir y debe obtenerlos de los alimentos. Se recomienda consumir proteínas de buena calidad y en cantidades adecuadas, según la edad, el peso, la actividad física y el estado de salud de cada persona.


- Grasas.

Son una fuente de energía concentrada y reservada para el organismo. También cumplen funciones importantes como aislar y proteger los órganos, transportar y almacenar las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), formar parte de las membranas celulares y de las hormonas, y regular la temperatura corporal. Se encuentran en alimentos de origen animal como la mantequilla, el queso, la nata, la carne grasa y el tocino, y en alimentos de origen vegetal como el aceite, la margarina, el aguacate, las aceitunas y los frutos secos. Las grasas se clasifican en saturadas, insaturadas y trans, según su estructura química y su efecto sobre la salud. Las saturadas son las que tienen mayor cantidad de átomos de hidrógeno y se presentan en forma sólida a temperatura ambiente. Las insaturadas son las que tienen menor cantidad de átomos de hidrógeno y se presentan en forma líquida a temperatura ambiente. Las trans son las que se forman por un proceso industrial de hidrogenación de las grasas insaturadas. Se recomienda consumir más grasas insaturadas que saturadas, ya que estas últimas pueden aumentar el nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre y favorecer las enfermedades cardiovasculares. Se recomienda evitar las grasas trans, ya que tienen el mismo efecto que las saturadas y además disminuyen el nivel de colesterol bueno (HDL).


- Vitaminas.

Son sustancias orgánicas que el organismo necesita en pequeñas cantidades para realizar funciones específicas. Las vitaminas no aportan energía, pero son esenciales para el metabolismo, el crecimiento, el desarrollo y la prevención de enfermedades. Se encuentran en diversos alimentos de origen animal y vegetal, especialmente en las frutas y las verduras.


Las vitaminas se clasifican en hidrosolubles y liposolubles, según su solubilidad en agua o en grasa. Las hidrosolubles son la vitamina C y las del complejo B, que se disuelven en agua y se eliminan por la orina. Las liposolubles son las vitaminas A, D, E y K, que se disuelven en grasa y se almacenan en el hígado y el tejido adiposo. Se recomienda consumir una variedad de alimentos que contengan vitaminas, ya que el organismo no las puede sintetizar (excepto la vitamina D, que se produce por la exposición al sol) y debe obtenerlas de los alimentos. Un exceso o un déficit de vitaminas puede causar problemas de salud.


- Minerales.

Son sustancias inorgánicas que el organismo necesita en pequeñas o moderadas cantidades para realizar funciones específicas. Los minerales no aportan energía, pero son esenciales para la formación y el mantenimiento de los huesos, los dientes, los músculos, los nervios, la sangre y las hormonas. Se encuentran en diversos alimentos de origen animal y vegetal, especialmente en los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, las semillas, la carne, el pescado.

17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page